Reseña: La verdad sobre el caso de Harry Quebert

El Autor

Joel Dicker nació en Ginebra en 1985. Después de graduarse de la Facultad de Derecho de la Universidad de Ginebra, decide dedicarse a la escritura.

Después de varias novelas rechazadas por los editores a quienes las presenta, en 2012 sale a la luz su primera novela: «Los últimos días de nuestros padres», a la que le sigue  «La verdad sobre el caso Harry Quebert», traducida a 40 idiomas y vendida 5 millones de copias en todo el mundo. Se adjudicará en Francia el Premio de la Vocación de la Fundación Bleustein-Blanchet, el Gran Premio de la novela de la Académie française y el Prix Goncourt des Lycéens.

En 2015, aparece «El libro de Baltimore», su tercera novela. Su cuarta novela, «La desaparición de Stephanie Mailer», aparece en marzo de 2018.


Sinopsis

Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policíaca cuya experiencia de lectura escapa a cualquier intento de descripción. Intentémoslo: Una novela de suspense a tres tiempos —1975, 1998 y 2008— acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. 

En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor —Harry Quebert, autor de una aclamada novela— y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado y acusado de asesinato al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras busca demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.

Antes que nada debo puntualizar algo muy importante, a fin de que puedas comprender cualquier fallo que pudieras ver en las siguientes líneas: Esta es mi primera reseña. Es cierto que cuando estaba en la escuela me tocó hacer alguna, pero ya te puedo asegurar que no le tenía el mismo respeto  que ahora, eran simples deberes académicos, gajes de estudiante, enfatizado con el hecho de que eran sobre libros que no había elegido yo, sino que me los habían impuesto.

DICHO ESTO, AHÍ VOY:

Mi historia con el libro:

Este libro lo compré en una librería en Tarragona, me había ido de fin de semana y no me había llevado nada para leer en la playa. Para suerte mía, mientras cenábamos en un restaurante en el paseo marítimo, vi una librería abierta. Así que, obvio que tenía que entrar. Ojeé varios libros pero nada de lo que veía me convencía. No sabía cuál genero llevarme y en ese momento no tenía ningún titulo en mente que comprar a pesar de que llevaba mi móvil con: La lista. Así que opté por pedir recomendación a la dependienta y vaya, ya sabes cual libro me recomendó, ¿no?

Lo gracioso del caso es que ese fin de semana sólo leí un par de capítulos, los cuales me gustaron, pero no sé por qué no continué leyendo. No fue sino hasta después de varias semanas que lo comencé y en pocos días lo terminé.

El Libro

Marcus, el protagonista de esta historia, es un escritor de 28 años, quien al haber saboreado las mieles del éxito se ve amenazado por lo conocido, en el mundo literario, como «La enfermedad del escritor». La inspiración le huye y la ausencia de ésta hace tambalear su autoestima. Para intentar superar esta “enfermedad” opta por irse a pasar unos días a casa de su amigo y ex profesor de Literatura, Harry Quebert, quien vive en Aurora, un pequeño pueblo de New Hampshire.

Harry Quebert, por su parte es un reconocido pero solitario y enigmático escritor, alabado por la crítica, y casi endiosado, por sus vecinos en el pequeño pueblo de Aurora.

Una vez Marcus se ha instalado en casa de Harry, por «casualidad» se topa con una caja que contiene secretos de su amigo Harry: Este había mantenido una relación con una adolescente de 15 años, Nola Kellergan, quien además estaba desaparecida. El principal problema, es que para ese entonces Harry tenía 34 años.

Poco después de su visita a la casa de Harry, un descubrimiento en casa de Harry, reabre el caso de Nola Kellergan, y convierte a Harry en el principal sospechoso de su desaparicion, situación que pone a prueba la amistad de Marcus. Este decide quedarse junto a su amigo y demostrar su inocencia.

Este es el argumento principal de la historia, a esto se irán añadiendo diferentes pistas que nos harán finalmente  llegar al culpable de la desaparición de la adolescente, no sin antes hacernos dudar de todos y de todo.

Mi experiencia

El primer capítulo, Marcus, es esencial. Si a los lectores no les gusta, no leerán el resto del libro. […]

A mí el libro me atrapó bastante y siempre estaré agradecida con la dependienta que me lo recomendó. Es cierto que había escuchado hablar de él, pero el título no me había llamado la atención. 

La verdad sobre el caso de Harry Quebert, para mí, además de ser una novela policíaca, es un manual de cómo tiene que escribirse un libro de este género. Y digo manual ya que el autor, Joel Dicker, dentro de la historia, va colocando  consejos sobre el arte de escribir y el proceso creativo de un libro. Son reflexiones que Harry iba diciendo a Marcus en su época de maestro y estudiante. La novela se va desarrollando a 3 tiempos: 1975 (cuando Harry y Nola mantienen su relación y esta desaparece), 1998, cuando Harry es profesor de Marcus, comienza su amistad y esta recién a formarse como escritor y 2008, que para los personajes es el presente, momento donde se desarrolla la investigación de la desaparición de Nola y en el que Marcus quiere demostrar la inocencia de su amigo.

La historia de amor, debo confesar que el hecho de que la relación se diera entre una adolescente y hombre de 34 años, me influía un poco, sobre todo al principio. Había momentos en los que ambos personajes, Nola y Harry, me despertaron sensaciones no muy buenas para mí percepción del libro. En algunas escenas Harry me resultaba extremadamente manipulable y Nola a su vez, me parecía un tanto acosadora. Una vez la historia fue desarrollándose comencé a entenderlos, a conocerlos,  a empatizar con ellos e incluso a admirar ese amor platónico que se profesaban.

Los demás personajes, cada uno a su manera, terminan pasando de ser simples piezas de relleno a convertirse en engranajes importantes para el desarrollo del libro. Hay unos que a mí desde el principio simplemente no me cayeron bien y llegaron a parecerme surrealistas, aunque lamentablemente describen una realidad social, me refiero a la madre de Marcus. Me permito hacerte este «spoiler» ya que esta mujer no aporta nada a la trama y para mi gusto, sobra. ¡Por Dios! ¡Qué mujer más desagradable! 

Sin embargo, había otros personajes que me resultaron entrañables y hasta cariño les tomé. Al final me alegró muchísimo poder confirmar que mis sentimientos no estaban equivocados.

El suspense durante la novela es constante, pero con intensidad variable, aunque hay uno que otro punto que pueda, vuelvo y digo, según mi punto de vista, ser predecible pero aún así los giros argumentales de Dicker logran sorprenderte.  

Lo que más me gustó, y por lo que estoy segura lo volveré a leer (cosa no suelo hacer) es porque aparte de ser una novela estupenda, es por los consejos de escritura de escritura y bueno, yo quiero ser escritora. 

Otra cosa que me encantó fue la utilización de los Flashback para permitirnos conocer a los personajes. He de decir que me confieso una fanática de los Flashback, quizás por el hecho de que soy muy nostálgica y todo lo que es “recordar” me parece fascinante.

¿Qué si recomendaría este libro? Claro que sí. Se que te gustará, sobre todo sí, como yo, estas en proceso de formación como escritor de novela de suspense. 

¿Qué lo volveré a leer? Sí, y creo que varias veces o por lo menos ojearlo a modo de retroalimentación.

¿Qué no me gustó? La madre de Marcus. :p

En definitiva, tienes que leer esta novela y espero que cuando la leas me recuerdes con tanta gratitud como yo recuerdo a la dependienta que me lo recomendó.

Un buen libro, Marcus, no se mide sólo por sus últimas palabras, sino por el efecto colectivo de todas las palabras precedentes. Apenas medio segundo después de haber terminado el libro, tras haber leído la última palabra, el lector debe sentirse invadido por un fuerte sentimiento; durante un instante, sólo debe pensar en todo lo que acaba de leer, mirar la portada y sonreír con un grano de tristeza porque va a echar de menos a todos los personajes. Un buen libro, Marcus, es un libro que uno se arrepiente de terminar.

Cuéntame, ¿has leído el libro? ¿Qué te pareció? Y de mi reseña, ¿me darías alguna sugerencia? Venga, que hay confianza.

Te leo.

Besitos 🙂

Mi puntuación:
4.8/5
0

One thought on “Reseña: La verdad sobre el caso de Harry Quebert

  1. Me encantó y ahora me quiero leer el libro jajajajajaja, lo que para mi gusto es por la excelente reseña que te has marcado. Me encanta como escribes y yo sinceramente te digo que YA ERES escritora, quizás creas que no porque aún no has publicado un libro pero de que lo eres, no hay dudas. Escribes muy bien y a mi me fascina!

    Muchas gracias por la reseña.

    1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *