Relato: La Mensajera

—Entrégate, no lo pienses, déjate llevar, mientras más la busques, más te huirá. ¿Es que no entiendes que es escurridiza? Le gusta la caceria, ser la presa. Fluye, no lo pienses, si piensas mucho la asustaras. —Pero…¿y si no viene nunca? —le cuestioné. —Sí lo hará, ya lo sabes. Es tu amiga, no te es una extraña. Cuando has estado triste, solo, ha venido a visitarte. Cuando has sido feliz se ha asomado. Pero recuerda, no la busques, ella ya […]

Seguir leyendo